La nueva normalidad y los cambios en el semáforo COVID-19 México

Sofia Seemann, Iyari Balderas, Juan Manuel Núñez

La crisis que ha traído consigo la pandemia del COVID-19 en México y el mundo, ha afectado a toda la población desde diferentes aspectos. Económicamente, es la peor recesión que se ha vivido desde la Segunda Guerra Mundial, y es la primera vez desde 1870 en que tantas economías experimentan una disminución del producto per cápita[1]. En México, la pandemia ha evidenciado el contexto injusto en el que se vive en México. La violencia intrafamiliar ha aumentado un 120% a causa de las medidas del confinamiento[2]. Durante el mes de abril se perdieron 12.5 millones de empleo según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía[3]. Esta crisis afecta desproporcionadamente a la sociedad, las personas con menos recursos suelen sufrir más al vivir en lugares con mayor densidad poblacional, complicaciones de salud y trabajos mal pagados, que los hacen elegir día con día entre comprometer su salud o sus ingresos.

México confirma el primer caso de COVID-19 el 27 de febrero. A la mañana siguiente el Gobierno Federal anunció el inicio de la Fase 1 de la estrategia contra el virus. El confinamiento en este momento era voluntario. Se sugirió suspender actividades no esenciales, trabajar desde casa, suspender eventos masivos y proteger a los adultos mayores. Sin embargo, en la Ciudad de México se celebra el festival Vive Latino justo en el puente del 16 de marzo, y por el cual el primer caso posteriormente se verifica.  Jamás nos imaginamos el impacto que vendría detrás de este primer caso.

Frente a eso, el 16 de abril inicia la Jornada Nacional de Sana Distancia, con la que el Gobierno Federal presenta al personaje Susana Distancia, que, con un toque del humor característico mexicano, se ha transformado en el recordatorio constante “con Susana…” de que debemos mantener distancia entre nosotros para evitar que el virus se propague.

El número de contagios continuaba en aumento, las estimaciones del momento o la fecha en la que llegaríamos al punto máximo de contagio o “pico de la pandemia” no eran precisas y las fechas se recorrían. Se respiraba en la atmósfera un miedo profundo ante la incertidumbre, la falta o exceso de información provocaba el insomnio, las contradicciones entre las autoridades tenía a la población en un estado de confusión constante. Los que podían se mantenían aislados. Los que no, se veían obligados salir a la calle a buscar sustento.

El 21 de abril, se declara iniciada la Fase 3, lo que implica el riesgo de saturación de los hospitales. Continuaba la desesperación, poco a poco era más difícil continuar en aislamiento y no se alcanzaba a ver la luz al final del túnel. La economía, ya no podía mantenerse así. Entre todos se añoraba un deseo en común: regresar a la normalidad. La Jornada Nacional de Sana Distancia se extendía hasta el 30 de mayo, pero no así las restricciones. El plan de reapertura de las actividades sociales, educativas y económicas denominado “Nueva Normalidad” iniciaba desde el 1 de junio.  Sin mucho entendimiento de lo que esto significaba, pero con el deseo exhaustivo de salir adelante. En preparación a la nueva normalidad, el 28 de mayo, el gobierno presentaba el semáforo epidemiológico COVID-19. Lo que a partir de ese momento se convertiría en referente para la reactivación de la actividad económica y social para vivir esta Nueva Normalidad.

El semáforo epidemiológico, es el instrumento para señalar qué tan factible es el inicio de actividades[4]. Consta de 4 indicadores: 1. La ocupación hospitalaria. 2. La tendencia hospitalaria. 3. La tasa de reproducción del coronavirus. 4. Porcentaje de positividad. En cuanto al primer indicador que se refiere a la ocupación hospitalaria de la red de infección respiratoria aguda grave (IRAG), se integra de 4 componentes: primero, se considera de manera central la existencia y disponibilidad o no de camas y camas con ventilador. Segundo, dentro de este mismo indicador se considera el número de personas que ingresan a los hospitales y se encuentran en las áreas de atención de enfermedades respiratorias. El tercero se basa en medir la velocidad en la que se transmite el virus. Finalmente, el cuarto consiste en las pruebas que resulten positivas a COVID-19.

Para saber en qué condiciones se encuentran las entidades federativas el semáforo cuenta con 4 colores. El rojo, significa nivel máximo de la epidemia, es decir de contagio y transmisión de la enfermedad y que requiere un control máximo de la movilidad social. Por ello, este color indica que solo se permiten las actividades económicas esenciales, estas se definen por la Secretaría de Economía. El naranja significa un nivel alto, que permite cierta movilidad social, permitiendo solo actividades laborales esenciales y las actividades no esenciales con niveles de intensidad reducida, a la vez que se reduce en 70 % la actividad social en espacios públicos abiertos y cerrados, suspendiendo las actividades escolares. El amarillo, es un nivel medio en el que se flexibiliza un poco más la movilidad social, permitiéndose las actividades laborales, se reduce en 40% la actividad social en espacios públicos abiertos y cerrados. El verde se refiere al nivel más bajo, en el que se permiten todas las actividades económicas y la reanudación de todas las actividades escolares, sociales y de esparcimiento.

El 13 de julio, hubo una petición por parte de un grupo de gobernadores para que el semáforo epidemiológico se modifique cada 15 días. Por lo tanto, a partir de esa semana el semáforo se modifica cada dos semanas a menos de que exista un cambio brusco que requiera de acciones inmediatas. Sin embrago y ante la continuidad de las presiones, la Secretaria de Salud anunció que se tomaran 10 indicadores en lugar de 4 para el semáforo epidemiológico, lo que permitirá evaluar tres dimensiones: ocurrencia de la epidemia, capacidad de respuesta ante la epidemia y consecuencia de la epidemia, integrando la dimensión de la mortalidad, a la vez que se reajustará el color naranja para que las entidades federativas identifiquen cuales son las actividades económicas de menor riesgo y mejor utilidad social que se pueden ir abriendo antes que otras[5]. Para la semana del 24 al 30 de agosto del 2020, solo Campeche continuará en semáforo amarillo, 25 entidades en semáforo naranja y 6 en rojo[6]

La presente nota forma parte de la información generada por el proyecto “Construcción de modelos de agrupamiento espacial para el apoyo a la toma de decisiones sobre las políticas públicas de contención geográfica que puedan ser implementadas en México durante y después de la crisis por COVID-19” de la Convocatoria Ibero Frente al COVID19 para enfrentar los efectos de la pandemia por COVID-19 en México.


[1] Banco Mundial. (08 de junio del 2020). La COVID-19 (coronavirus) hunde a la economía mundial en la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. [Comunicado de prensa] Recuperado de: https://www.bancomundial.org/es/news/press-release/2020/06/08/covid-19-to-plunge-global-economy-into-worst-recession-since-world-war-ii

[2]Monroy, J. (16 de abril de 2020). Segob: violencia intrafamiliar aumentó 120% desde la emergencia del Covid-19. El Economista. Recuperado de: https://www.eleconomista.com.mx/politica/Segob-violencia-intrafamiliar-aumento-120-desde-la-emergencia-del-Covid-19-20200416-0111.html

[3] INEGI, Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE). Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Comunicado de prensa Núm. 264/20 1 de junio de 2020. Aguascalientes, México. Recuperado de: https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2020/enoe_ie/ETOE.pdf

Gobierno de México. (s. f.). Semáforo – Coronavirus. Semáforo COVID-19. Recuperado de https://coronavirus.gob.mx/semaforo/

[5] Aristegui Noticias. (2020, 19 agosto). Aristegui Noticias. Mejorará semáforo de riesgo de Covid-19; tendrá 10 indicadores en lugar de cuatro. Recuperado de: https://aristeguinoticias.com/1908/mexico/mejorara-semaforo-de-riesgo-de-covid-19-tendra-10-indicadores-en-lugar-de-cuatro/

[6] Redacción. (21 de agosto del 2020). Semáforo semana 24 agosto: 1 estado amarillo, 25 en naranja y 6 en rojo. Excelsior. Recuperado de: https://www.excelsior.com.mx/nacional/semaforo-semana-24-agosto-1-estado-amarillo-25-en-naranja-y-6-en-rojo/1401276