Instituciones “puente” entre el conocimiento y la toma de decisiones: ¿por qué importa la CONABIO para México?

Puente sobre el río Usumacinta. Fotrografía Tomada por Alberto Gallardo

Fotografía: Puente sobre el río Usumacinta. Tomada por Alberto Gallardo.

En los meses recientes, hemos escuchado o leído mucho sobre la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO).  Las razones por las cuales esta institución ha estado en el centro del debate se han debido principalmente a temas presupuestarios que ponen en riesgo la continuidad de las acciones que ha realizado en los últimos 28 años y que son fundamentales para la conservación y el uso sustentable de la diversidad biológica y los recursos naturales de México. El objetivo de esta contribución es visibilizar lo que hace CONABIO, cómo nos beneficia, por qué es relevante para nuestro país garantizar la continuidad de sus actividades y proyectos.

El primer punto que hay que destacar es la importancia de las “instituciones puente”, es decir, aquellas instituciones cuya función es vincular el conocimiento científico de la más alta calidad con quienes toman decisiones, ya sea instituciones de gobierno, personas o comunidades. Las instituciones puente no son exactamente el equivalente a una Universidad o un Centro de Investigación que se dedica exclusivamente a la producción científica, tampoco son instrumentadores de políticas públicas. Son quienes traducen, sistematizan y comunican el conocimiento para que quienes toman las decisiones lo hagan no sólo con la mejor información, sino que, además, hacen un gran trabajo en sistematizarla y comunicarla de la manera más clara y pertinente posible. Además de la CONABIO, otro gran ejemplo de este tipo de instituciones en América Latina es el Instituto Humboldt en Colombia.

En este sentido, uno de los principales retos para la sustentabilidad es la necesidad de traducir diferentes tipos de conocimiento, así como hablar un lenguaje que sea capaz de decir las cosas de manera sólida y fundamentada, pero también de sumar y de persuadir; esto es lo que ha hecho la CONABIO desde 1992, año en que fue creada como “Comisión Intersecretarial” a través de un “Mandato Presidencial”.

Si bien la CONABIO realiza diversas actividades, ejemplificaré su importancia a través de tres grandes temas: La generación y sistematización de información clave; el acompañamiento para la elaboración de estrategias estatales para la biodiversidad y el papel de coordinación en la Estrategia Nacional; y el papel que juega en la difusión y comunicación de conocimiento para la sustentabilidad.

  • Información sobre la biodiversidad de México

El anclaje institucional de la CONABIO está totalmente vinculado al sistema nacional de información sobre biodiversidad (SNIB), ya que en el artículo 80 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) (DOF 1988) se contempla el establecimiento de dicho sistema. De acuerdo con la CONABIO, el SNIB integra información de aproximadamente cinco millones de especímenes albergados en colecciones de México y del extranjero, cuenta además con información cartográfica de más de 3 mil temas ambientales y socieconómicos entre otras cosas (CONABIO, 2012). Si quieres saber más del SNIB puedes entrar a este enlace: http://www.snib.mx/, pero hay que destacar que todos los días se toman decisiones que impactan de manera concreta en el territorio, el SNIB contiene no sólo información central para comprender la historia ambiental de México, sino también para saber dónde está nuestra diversidad biológica.

En términos de generación de información también destaca por su utilidad y pertinencia el “Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales” (http://incendios.conabio.gob.mx/) el cual, de acuerdo con la CONABIO (2012), comenzó a operar de manera emergente durante la temporada de incendios forestales de 1998 y 22 años después sigue operando y enviando información diaria a las principales instituciones en la materia, como son la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) así como a los países  de Centroamérica. Otro ejemplo de la información que genera la CONABIO es el Sistema de Monitoreo de Manglares de México (SMMM) el cual tiene como objetivo identificar cambios en estos ecosistemas a través de la evaluación periódica de su distribución espacial y condición de sus atributos naturales y sociales, de tal forma que la información generada apoye la conservación y manejo del ecosistema de manglar (CONABIO, 2020). Si bien podemos hablar en otra ocasión de la importancia de estos ecosistemas, hay que recalcar que el SMMM ha sido reconocido y premiado como uno de los mejores sistemas en su tipo, y como en el caso de los otros sistemas que se han mencionado, toda la información que contiene es pública y está en un formato que puede ser utilizado por quienes descargan su información, lo cual remarca su compromiso con la generación de información útil para la toma de decisiones.

  • Información y acompañamiento para mejores políticas púbicas.

Hacer política pertinente para la diversidad biológica y cultural de México, no sólo requiere la generación y difusión de conocimiento, sino el involucramiento de actores e instituciones a nivel local. La CONABIO lleva desde 2002 años trabajando de manera constante con los gobiernos de las entidades federativas, con la comunidad científica y con organizaciones de todo el país en las “Estrategias estatales de biodiversidad”. Dentro del proceso de elaboración de las estrategias estatales, una parte central es la elaboración de los “Estudios de Estado” en los cuales se integra todo el conocimiento que se tiene hasta ese momento, tanto de la biodiversidad en la entidad federativa como de temas ambientales, sociales, económicos e institucionales. Desde mi perspectiva, los estudios de estado constituyen una base de conocimiento central para entender cualquier entidad federativa de este país. Actualmente se cuenta con 21 estudios de estado publicados (para los cuales han colaborado aproximadamente 3200 autores). Una vez que se cuenta con los estudios de Estado, la CONABIO acompaña activamente a los gobiernos estatales en la elaboración de sus “Estrategias Estatales de Biodiversidad”, a través de ellas se busca “mejorar las capacidades de planeación y ejecución de las entidades federativas con respecto a la gestión de los recursos biológicos, mediante la elaboración de herramientas para la toma de decisiones y la planeación participativa” (CONABIO 2020).

Con toda esta base de conocimiento y necesidades estatales, y con el antecedente de haber realizado la primera Estrategia Nacional sobre Biodiversidad de México (CONABIO, 2000); en cumplimiento compromisos internacionales, la CONABIO fue la encargada de la coordinación del proceso para la elaboración de la Estrategia Nacional sobre Biodiversidad de México y su Plan de Acción al 2030 (ENBioMex) (CONABIO 2016), documento que se realizó en un periodo de más de dos años de consulta a actores sociales, gubernamentales y a la comunidad científica.

  • Comunicación y difusión

En 2017 el portal de información de la CONABIO recibió el “Premio Oro” del Convenio de Diversidad Biológica por la cantidad, diversidad y estructura de sus contenidos. Este es un ejemplo del reconocimiento mundial a la labor de comunicación y difusión sobre la biodiversidad de México. Esto no sólo es una invitación a conocer el portal: www.biodiversidad.gob.mx, sino también, a contribuir, como habitantes de este país, a que esta información siga creciendo. Este es el concepto de “Ciencia Ciudadana” (https://www.biodiversidad.gob.mx/cienciaciudadana/que-es), que es aquella en la cual la participación comunitaria y conjunta de la población con la comunidad científica incrementan, mejoran y fortalecen el conocimiento sobre un tema en concreto (por cierto, Oliver Sacks tiene un hermoso diario -Oaxaca Jornal- donde narra entre otras cosas, los aportes que pueden hacer al conocimiento las personas “aficionadas” con conocimiento y compromiso).  Entre los principales proyectos en materia de Ciencia Ciudadana destaca NaturaLista, en la cual, a través de aplicaciones y plataformas para que se compartan y registren las observaciones de la naturaleza, y como todo lo que hace CONABIO, es gratuito y de libre ingreso. Estos son sólo algunos de los ejemplos que lo que hace CONABIO, hay mucho más, profundamente relevante para entender, amar y cuidar la diversidad de este país.

Lo que ha estado en discusión en los últimos meses, es la continuidad económica de la CONABIO. La institución opera financieramente a través de un Fideicomiso, lo cual le ha permitido gestionar proyectos de largo alcance bajo las más estrictas reglas de transparencia (todos sus informes son públicos, como todo lo que hace CONABIO), y en los últimos años, ante los recortes presupuestales que han afectado al sector ambiental (entre otros), se ha comprometido la capacidad operativa de CONABIO. En las últimas semanas ha habido información sobre la opción de convertirle en un organismo público desconcentrado (con patrimonio propio), sin embargo, lo que no hay que perder de vista, es que sea cual sea la solución que se encuentre para su continuidad, necesitamos que la CONABIO tenga las capacidades para seguir aportando lo que hasta ahora ha dado a México.

Ahora bien, volvamos al inicio de este texto, estos son ejemplos de lo que hace una institución “puente”, su objetivo no es la ciencia per se, ni la “administración pública per se, su objetivo es conectar estos mundos que a veces se mueven con lógicas y con tiempos muy distintos, a veces van de la mano, y otras veces, parece que la ciencia se puede volver “incómoda” para ciertas decisiones. Los puentes se crearon para esto, para mantener canales abiertos de comunicación entre orillas que a veces pueden ser distantes, y necesitamos construir y fortalecer puentes, no derribarlos.

Referencias

DOF (1988). Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente.  Publicada en el Diario Oficial de la Federación el 28 de enero de 1988. Última reforma, 5 de junio de 2018.

CONABIO. (2000). Estrategia nacional sobre biodiversidad de México. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, México.

CONABIO, (2016). Estrategia nacional sobre biodiversidad de México y su Plan de Acción. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, México. Disponible en https://www.biodiversidad.gob.mx/pais/enbiomex

CONABIO, (2020). Portal de información de las Comisión, disponible en: https://www.gob.mx/conabio

Sacks, O. (2012). Oaxaca journal. Vintage Books.

Para saber más de:

La CONABIO: https://www.biodiversidad.gob.mx/

De NaturaLista; https://www.naturalista.mx/

El Instituto Humboldt: http://www.humboldt.org.co/es/