El paisaje, buscando su definición

Al igual que para otros términos utilizados de manera cotidiana en ecología, para el concepto de paisaje existen varias definiciones. Desde las primeras propuestas hasta las más actuales, el término ha sufrido una notable transformación que ha generado debates importantes sobre la concepción del espacio y la escala en el paisaje. El debate más fuerte se ha dado en torno a si la definición debiera establecer los límites de la escala del paisaje, además de referirse exclusivamente a grandes extensiones de terreno, o si ésta debiera ser menos restrictiva en cuanto a sus criterios de inclusión. Gran parte del problema deriva de que la palabra paisaje en sí posee una fuerte carga semántica que sugiere un significado antropocéntrico. Este hecho es particularmente notorio en las dos primeras definiciones científicas propuestas para el término. Humboldt (1808) habló del paisaje como “el carácter total de una región” incluyendo el hogar del hombre con dimensiones culturales, económicas y físicas, mientras que Troll (1968) lo definió como “… la entidad espacial total del espacio humano habitado”.

A medida que la ecología del paisaje progresaba, a la definición del concepto se fueron incorporaron tanto procesos ecológicos como atributos geomorfológicos que denotaban la existencia de una configuración espacial en el paisaje. Por ejemplo, Forman y Godron (1986) afirmaron que “el paisaje es visto como un área de tierra compuesta por grupos de ecosistemas que interactúan y se repiten a lo ancho y largo de su extensión”, mientras que Green et al (1996) definieron el paisaje como “una configuración particular de topografía, cobertura vegetal, uso de suelo y patrones de asentamientos que delimitan cierta coherencia en los procesos naturales y en las actividades culturales”. Todas estas definiciones están sesgadas hacia un paisaje visto desde la perspectiva humana, ya sea en la escala (grandes extensiones de terreno) o en los elementos que lo conforman.

En la década de 1990, justo cuando la ecología del paisaje se constituyó como una de las disciplinas científicas de mayor crecimiento, se hizo patente la necesidad de generar una definición que abarcara la gran variedad de estudios publicados en este campo, de manera que la definición de paisaje permitiera estudiar los procesos ecológicos en la escala y desde la perspectiva del objeto de estudio. El paisaje tenía que ser algo más que un lugar, algo más que un sitio geográfico o que un mosaico de tipos de coberturas. En realidad, el paisaje debía ser el contexto físico y funcional en el que los procesos ecológicos y sus organismos involucrados tuvieran lugar a diferentes escalas espacio-temporales. En ese entonces incluso surgió la propuesta de considerar al paisaje como un nivel de organización que, al igual que el organismo, carece de escala. En este sentido, es importante reconocer que los procesos ecológicos son multiescalares, por lo que la dimensión del paisaje está en función del proceso particular que se desee estudiar. Por ello, la escala o el nivel de paisaje no debiera existir.

A la par de la eliminación de la escala como componente integral del concepto de paisaje, se hizo evidente que tanto la configuración espacial como la heterogeneidad en el sistema son dos elementos comunes y esenciales en todas las definiciones, ya que la heterogeneidad espacial existe en todas las escalas de análisis. Esto motivó el planteamiento de dos nuevas definiciones que son el resultado de la transformación de cómo se concibe el paisaje. Así, Farina (2000) lo definió como “una configuración espacial de parches de las dimensiones relevantes para el fenómeno bajo consideración”, mientras que Turner y colaboradores (2001) establecieron que “un paisaje es un área espacialmente heterogénea en por lo menos un factor de interés. En este trabajo el paisaje se concibe como un mosaico espacialmente definido de elementos que difieren en sus propiedades cuantitativas o cualitativas. Esta definición abarca tanto paisajes acuáticos como terrestres de cualquier dimensión (i.e. aescalar) y conserva a la heterogeneidad espacial del sistema como un elemento crucial para definir y estudiar el paisaje.

Referencias

Allen TFH (1998) The landscape “level” is dead: persuading the family to take it off the respirator. En: Peterson DL y Parker VT (eds), Ecological scale: theory and applications. Columbia University Press, Nueva York, pp. 35-54

Bastian O (2001) Landscape Ecology – towards a unified discipline? Landscape Ecology 16:757-766

Farina A (2000) Landscape ecology in action. Kluwer Academic Publishers, Dordrecht

Forman RTT (1995) Land mosaics: the ecology of landscapes and regions. Cambridge University Press, Cambridge

Forman RTT, Godron M (1986) Landscape ecology. John Wiley, Nueva York

Fortin M-J, Dale MRT (2005) Spatial analysis: a guide for ecologists.365

Gustafson EJ (1998) Quantifying landscape spatial pattern: What is the state of the art? Ecosystems 1:143-156

Hobbs R (1997) Future landscapes and the future of Landscape Ecology. Landscape and Urban Planning 37:1-9

Humboldt A (1808) Essai sur la géographie des plantes; accompagnée d’un tableau physique des régions équinoxiales. Schoell et Compagnie, París

Legendre P, Legendre L (1998) Numerical ecology. Elsevier, Amsterdam

Levin SA (1976) Spatial patterning and the structure of ecological communities. Lectures on Mathematics in the Life Science 8:1-35

Levin SA (1992) The problem of pattern and scale in Ecology. Ecology 73:1943-1967

Mac Nally R (2005) Scale and an organism-centric focus for studying interspecific interactions in landscapes. En: Wiens JA. y Moss MR (eds), Issues and perspectives in landscape ecology. Cambridge University Press, Cambridge, pp. 52-69

MacArthur RH (1965) Patterns of species diversity. Biological Review 40:510-533

Nichols WF, Killingbeck KT, August PV (1998) The influence of geomorphological heterogeneity on biodiversity: a landscape perspective. Conservation Biology 12:371-379

Pearson SM (1993) The spatial extent and relative influence of landscape-level factors on wintering bird populations Landscape Ecology 8:3-18

Pianka ER (1966) Latitudinal gradients in species diversity: a review of concepts. American Naturalist 100:33-46

Risser PG, Karr JR, Forman RTT (1984) Landscape ecology: directions and approaches. Illinois Natural History Survey Special Publication 2:1-18

Stewart AJA, John EA, Hutchings MJ (2000) The world is heterogeneous: ecological consequences of living in a patchy environment. En: Stewart AJA, John EA, Hutchings MJ (eds), The ecological consequences of environmental heterogeneity. Blackwell Science, Cambridge, pp. 1-7

Tilman D, Pacala S (1993) The maintenance of species richness in plant communities. En: Ricklefs RE y Schluter D (eds), Species diversity in ecological communities: Historical and geographical perspective. The University of Chicago Press, Chicago, pp. 13-25

Tilman DA (1982) Resource competition and community structure. Princeton University Press, Princeton

Turner MG (1989) Landscape Ecology: the effect of pattern on process. Annual Review of Ecology, Evolution and Systematics 20:171-197

Turner MG (2005b) Landscape Ecology: what is the state of the science? Annual Review of Ecology, Evolution and Systematics 36:319-344

Turner MG, Gardner RH, O’Neill RV (2001) Landscape ecology in theory and practice. Springer-Verlag, New York

Walter H (1973) Vegetation of the Earth. Springer-Verlag, Nueva York

Wiens JA (1989) Spatial scaling in ecology. Funct Ecol 3:385-397

Wiens JA (1992) What is landscape ecology, really? Landscape Ecology 7:149-150

Wiens JA (2005) Toward a unified landscape ecology. En: Wiens JA y Moss MR (eds), Issues and perspectives in landscape ecology. Cambridge University Press, Cambridge, pp. 365-373

Wiens JA, Milne BT (1989) Scaling of ‘landscapes’ in landscape ecology, or, landscape ecology from a beetle’s perspective. Landscape Ecology 3(2):87-96

Wohlgemuth T (1998) Modelling floristic species richness on a regional scale: a case study in Switzerland. Biodiversity and Conservation 7:159-177